Posted by
Actualidad, Control biológico

 

fotos noticia 5 (2)Texto: Eduardo Crisol, técnico del Departamento de Técnicas de Producción de COEXPHAL

Recientemente en noviembre se han celebrado las jornadas técnicas agroalimentarias sobre el control integrado de Tuta absoluta y la prevención de resistencias en dos avenidas: la Estación Experimental Cajamar, en El Ejido, Almería y el Auditorio Infanta Doña Elena, en Águilas, Murcia. Estas jornadas, organizadas por Cajamar Caja Rural, IRAC España, COEXPHAL, FECOAM, y Proexport, han tenido una buena acogida por parte del sector, con una alta asistencia de agricultores y técnicos.

La polilla del tomate, T. absoluta, es una de las principales plagas de tomate en España. Esta plaga continúa provocando pérdidas productivas graves en los invernaderos, a pesar del alto número de tratamientos fitosanitarios que suele recibir. A menudo, el mal uso y/o abuso de estos productos, principalmente de los insecticidas, dificulta el mantenimiento de la fauna auxiliar, lo que puede imposibilitar el desarrollo de los programas de control biológico.

fotos noticia 5 (1)

El mensaje que se lanzó en las jornadas fue claro: es necesario combinar todas las estrategias de control, ya que ninguna por si sola es suficiente para acabar con el problema.

En este sentido, Pablo Bielza, de la Universidad Politécnica de Cartagena, alertaba sobre la existencia de poblaciones de T. absoluta resistentes a insecticidas usados comúnmente como diamidas y spinosad, que se han detectado en países como el Reino Unido. Así mismo, recientemente se ha detectado la presencia de poblaciones de T. absoluta con cierta tolerancia a las diamidas provenientes de las zonas productivas de tomate en Andalucía central, lo que debería de ser una llamada de atención al uso excesivo de estas y otras materias activas insecticidas. En su charla, Pablo hizo hincapié en la importancia de rotar insecticidas con distinto modo de acción entre generaciones consecutivas de T. absoluta para así evitar el desarrollo de resistencias.

Por otra parte, David Meca, de la Estación Experimental Cajamar, expuso las conclusiones extraídas de varios ensayos de campo sobre la eficiencia del uso de las feromonas de confusión sexual. Los datos obtenidos avalan el uso de estas feromonas como una de las mejores estrategias preventivas para frenar el desarrollo de T. absoluta y evitar daños en los cultivos de tomate. Adicionalmente, David hizo hincapié en la importancia de mantener una buena estanqueidad en el invernadero para evitar la entrada de la plaga.

Posteriormente, el responsable del Departamento de Técnicas de Producción de COEXPHAL, Jan van der Blom, destacó la eficacia del control biológico de T. absoluta. Inicialmente en su charla, Jan subrayó la importancia que tienen las sueltas de Nesidiocoris tenuis para depredar principalmente huevos de la plaga, particularmente cuando las plantas de tomate son pequeñas. Aunque aparentemente su papel para controlar T. absoluta disminuye cuando la planta es adulta, respetar las poblaciones de N. tenuis genera condiciones favorables para la aparición de Necremnus sp., un parasitoide que controla eficazmente a la polilla del tomate.

A continuación, Eduardo Crisol Martínez, técnico investigador en COEXPHAL, explicó más a fondo la alta capacidad de las avispillas parasitoides del género Necremnus para parasitar y matar larvas de T. absoluta. Estas avispillas, aparecen de forma espontánea en los invernaderos, y los ensayos de campo demuestran que se encuentran ampliamente distribuidas por toda la provincia de Almería. Así mismo, los resultados observados demuestran que, en la mayoría de los casos, cuando se cesan los tratamientos con productos fitosanitarios, la avispilla consigue un control efectivo de T. absoluta.

Finalmente, Antonio Monserrat, del IMIDA, explicó los motivos por los que una buena higiene es fundamental para evitar los daños de la plaga. Antonio subrayó la trascendencia del uso de barreras físicas como dobles puertas y mallas de una densidad mínima de 9 x 6 para evitar la entrada de polillas, particularmente de hembras fecundadas. Así mismo destacó el uso de la solarización (o biosolarización) durante un mínimo de 5 semanas para eliminar por completo los huevos, larvas y pupas de T. absoluta presentes en el suelo, después de terminar un ciclo de cultivo. Como colofón, las jornadas técnicas terminaron con una mesa redonda donde los asistentes compartieron con los ponentes las experiencias y puntos de vista respecto al manejo integrado de la polilla del tomate. Las reflexiones finales dejaron un buen sabor de boca a ambos, dejando constancia de la importancia de confiar en una estrategia variada y equilibrada a la hora de combatir la plaga.